Domingo, 18 Noviembre 2018
Medipress

Un chupasangre muy especial

Mié, 11/07/2018 - 12:29
¿Cazador o víctima?

Bienvenidos a Vampyr, un juego donde nosotros somos los que elegimos cómo se ha de desenvolver la aventura. Sí, estamos ante uno de esos juegos en los que la dificultad se va a ir fraguando a medida en que vayamos avanzando, según resolvamos casos, curemos gente, o bien acabemos con ella… Aunque mejor será que vayamos por partes.
Estamos en el Londres de 1918, tras la Gran Guerra la ciudad está devastada por el conflicto y la gripe española se propaga con rapidez entre sus habitantes. Nos ponemos en la piel de Jonathan E. Reid, un cirujano e investigador muy reconocido y admirado, que un día se despierta siendo un terrible ser, un ser sediento de sangre humana, un vampiro. Ahora el problema es nuestro. Debemos averiguar qué es lo que nos está pasando, cómo curarnos y, sobre todo, cómo hacer que la población también se cure… si queremos.
Sí, el juego nos permite ir modificando la aventura según sean nuestras acciones, de manera que si vamos de vampiros chupópteros, todo será más fácil, más directo… Pero si queremos comportarnos como buenos seres humanos habrá que jugar sin morder a nadie… Bueno, las ratas sí… Aunque esto también hace que el juego sea mucho más difícil, pues no contaremos con la ayuda de los poderes vampíricos.
De nuestras acciones iremos obteniendo experiencia que podremos gastarnos cada vez que descansemos en un árbol de aptitudes que también nos ayudarán en la aventura. Y para ello nada mejor que hablar con toda la población de los cuatro distritos en los que los desarrolladores han dividido el Londres Victoriano, con la intención de descubrir qué es lo que está pasando, qué es lo que provocan esos asesinatos extraños que suceden todos los días, en fin, desarrollando la trama de Vampyr.
Evidentemente, toda esta vorágine de acciones se ven recompensadas con una ambientación gráfica y sonora genial que nos ayuda a que nos adentremos en la trama de la aventura aún más, si cabe. Ese Londres tétrico, oscuro, nebuloso, junto con la música es parte muy importante del juego. Desde luego, si nos gustan las aventuras con grandes retos, con dosis de sangre a modo vampírico, Vampyr es nuestro juego, ya que cumplirá nuestras expectativas e incluso irán más allá.

Vampiro y doctor
El dilema estará siempre ahí, pues para avanzar e ir descubriendo pistas debemos cuidar a la población, curarla… O bien podemos cuidarla de otra forma… Bebiéndonos su sangre. El caso es que si les cuidamos, será más fácil que los ciudadanos colaboren con nosotros.

Dame una cura
Muchos de los personajes con los que interactuaremos necesitan de nuestros cuidados, de nuestras curas, y nuestro protagonista tendrá que elaborarlas en el laboratorio para sanarlas, actos que nos llevarán a obtener experiencia muy valiosa.