Sábado, 13 Agosto 2022
Medipress

La forja de un héroe

Mar, 26/11/2013 - 12:33
Una Navidad movida

Como su nombre ya indica, Batman Arkham Origins es la precuela de la trilogía del Caballero Oscuro iniciada por Rocksteady, y nos pone en la piel de un Bruce Wayne novato en sus primeras noches de justiciero. No solo aún no cuenta con el apoyo de la policía, sino que uno de mayores criminales de la ciudad ha ofrecido un precio por su cabeza: 50 millones de dólares. Para cobrarlo algunos de los más despiadados delincuentes de DC, como Bane, Deathstroke o Deadshot se han desplazado a Gotham. Detenerlos implicará sufrir durante la noche de Navidad una intensa investigación llena de espectaculares combates desplazamientos y profundas revelaciones psicológicas, que tendrán un fuerte impacto en el personaje.
Y es que al ser el primer título que lanzaba –unido a que sus antecesores son dos de los mejores juegos de superhéroes jamás realizados- Warner Bros Montreal no ha querido arriesgarse a cambiar mucho la mecánica del juego y en su lugar ha apostado por un guión sólido lleno de sorpresas, que nos mantiene pegados delante la pantalla. Los cambios, acertados, eso sí, se han centrado más en pulir aspectos determinados del juego. Los más destacables a nuestro modo de ver han sido el nuevo modo detective, que ahora nos implica tener que buscar las pistas en el escenario del crimen para poder reconstruirlo y el sistema de combate. Aunque la mecánica es la misma –Batman realiza ataques mientras esquiva y bloquea los de los enemigos-, se ha subido el número de los grupos de adversarios, armamento y resistencia, lo que nos obliga a interrumpir frecuentemente nuestros ataques para realizar contraataques. Eso aumenta la duración y dificultad de los combates.
En lo tocante al modo multijugador, nos permite enfrentarnos en grupos de tres jugadores controlando a de sicarios de uno de los jefes del juego o a Batman y a Robin, en unas partidas muy divertidas de todos contra todos en las que podemos experimentar en propias carnes los ataques sorpresivos desde las alturas.
 
Un doblaje de cine
En su versión original el juego ha contado con el serio hándicap de perder algunas voces originales de peso, como las de Batman y Joker –el mismísimo Mark Hamill-, pero en la española no solo se ha evitado este problema –incluye la voces oficiales de la trilogía de cine-, sino que presenta una extraordinaria dirección artística que ha llevado a los actores a los niveles de entrega e inmersión propios de una gran superproducción cinematográfica.