Viernes, 19 Abril 2019
Medipress

El verdadero invierno nórdico

Mar, 02/04/2019 - 10:25
Acción sobre la nieve

En un primer vistazo a las pantallas que acompañan a este artículo alguno puede pensar que estamos ante un nuevo clon de Diablo o similar. Nada más lejos de la realidad. Si bien tiene alguna similitud, tras jugar unos minutos nos damos cuenta que es otro estilo y que lo creamos saber del género, no se aplica aquí.
Fimbul nos traslada a la mitología nórdica y nuestra misión consiste en evitar el Ragnarok.  A través de una estética de cómic se nos va mostrando la historia con secuencias de explicación de lo que va aconteciendo a nuestro alrededor, en lo que ya de por sí es una maravilla narrativa. Llegado el turno de jugar, debemos recorrer preciosos y sencillos paisajes nevados equipados con diferentes armas con las que acabar con la multitud de enemigos a los que nos vamos a enfrentar. Enemigos de todos los tipos y tamaños, pero eso no importa, porque nosotros demostraremos ser lo suficientemente diestros como para acabar con cualquier rival.
Fimbul se desarrolla en una perspectiva cenital que, sin embargo, se adapta y modifica en función de las circunstancia y la acción para ofrecernos el punto de vista más atractivo. Disponemos de varios ataques y habilidades especiales que desarrollar. Pero sobre todo, es vital que comprendamos cómo funciona el combate. No se trata de machacar botones como si no hubiera un mañana, sino descubrir las debilidades de los rivales y aprovecharnos de ellas. Todo para que disfruremos de una experiencia única tanto a nivel narrativo como de experiencia de juego.

No es excesivamente largo
Posiblemente sea su punto menos fuerte. El juego se puede acabar en dos tardes sin muchos problemas, salvo que sea nuestro primer título de este tipo.

No hay que correr a lo loco ni liarse a golpes sin parar
A pesar de ser un juego de acción tipo hack’n’slash, lo cierto es que ir tranquilo y medir los movimientos es vital. En una secuencia debemos atravesar un pasillo a oscuras equipados con una antorcha que se va apagando y que nos sirve para ahuyentar a los enemigos. Es mejor ir despacio y asustarlos que tratar de salir corriendo.