Jueves, 26 Mayo 2022
Medipress

Batallas totales en busca de la gloria

Mié, 01/10/2014 - 15:19
Cuando el rol y la acción de calidad se unen

Espectacular esta Ultimate Evil Edition que ha lanzado Blizzard para consolas, y que incluye además del juego original Diablo III, su reciente primera expansión, Reaper of Souls, que viera la luz en PC hace pocos meses. Para los usuarios del juego Diablo III en X360 o PS3 se ha permitido exportar sus personajes a cualquiera de las plataformas de la nueva versión, incluido entre diferentes marcas de máquina. De modo que no perderemos los progresos realizados y podremos seguir la aventura en el punto donde la dejamos, es decir, tras acabar con Diablo.

Entre las mejoras y novedades, destacar el nuevo Acto V que nos llevará a luchar contra Malthael, el devorador de almas que da nombre al juego. Y podremos hacerlo como siempre solos o con la ayuda de amigos tanto en local como en online. Y sobre todo, disfrutar de la nueva clase, el cruzado, una especie de paladín que hará las delicias de muchos de los usuarios.

Por último, comentar que el modo aventura se desbloqueará al acabar el Acto V y en él podemos cumplir misiones y encargos a cambio de buenas recompensas, así como disfrutar de las fallas y los diferentes modos de dificultad. También se ha incluido un sistema de correo entre usuarios para intercambiar objetos y, como decimos, todo sin perder un ápice en jugabilidad y diversión, que siguen rayando a gran altura. Sin duda, es la mejor opción en consola de disfrutar de un juego divertido y sencillo de manejar, tanto en su modalidad para un solo jugador como, sobre todo, el multi, verdadera atracción de este juego de Blizzard, especialmente si jugamos con amigos.

El Nemesis

Este enemigo que veremos en algunos momentos aparece cuando un amigo cae ante un duro rival. Sube un nivel y nos desafía, si lo matamos, tanto nuestro amigo como nosotros recibiremos grandes recompensas. Si no, saltará más poderoso a otro amigo.

Multijugador en local

Las partidas locales son de lo mejor que hemos visto en un juego en años. Hasta cuatro héroes pueden disfrutar en la misma consola, compartiendo aventuras. Al principio es un poco lioso, pero en pocos minutos uno se acostumbra y se divierte una barbaridad, cada uno con su personaje.