Viernes, 23 Junio 2017
Medipress

Almas de Metal

Lun, 29/05/2017 - 12:04
El poder del exoesqueleto

La división del ser humano ha llevado al planeta al colapso. Para restablecer la normalidad, un visionario funda la empresa CREO, creando el proyecto Resolve. Su función principal es la investigación y la creación de cohetes para recuperar el planeta. Nuestro alter ego es Warren, al que acompañaremos en su primer día de trabajo en la fábrica. Como a todos los trabajadores le implantarán un Exoesqueleto, pero durante la intervención algo va mal y sin suministrarle anestesia empiezan el ensamblaje. Ante el brutal dolor se desmaya y, al despertar, se encuentra tirado en una especie de desguace. Desorientado, se encontrará con máquinas y trabajadores hostiles a su presencia. Salir con vida y averiguar qué hay detrás de CREO serán sus principales objetivos.

Un día de Furia

Warren dispone de armas de mano (mazos, motosierras, bastones) y armas ensambladas al exoesqueleto (cuchillas, cortadoras láser) que usará en ataques horizontales y verticales. A los extensos combos se les unirán los ataques en carrera. En el combate tendremos una barra de cansancio que si se agota nos dejará a merced de nuestro adversario. Esta se gastará al atacar o con movimientos defensivos, como parar golpes o esquivarlos, incluso podremos agacharnos o saltar dependiendo del ataque que suframos. Deberemos aprender los movimientos de nuestros enemigos, que cambiarán dependiendo de nuestra posición.

En los enfrentamientos contaremos con un medidor de energía, este irá creciendo en función de nuestros golpes. La usaremos para activar los implantes o para realizar ejecuciones. Estas arrancarán las extremidades de nuestros enemigos de forma salvaje, dependiendo del arma y de la zona a atacar variará la ejecución. Durante la lucha podremos fijar a nuestros enemigos, y con el stick derecho elegir qué zona atacar, si atacamos las zonas sin armaduras (azules) acabaremos fácilmente con nuestro enemigo, si atacamos zonas mecánicas (amarillas) las deberemos castigar para activar la ejecución, permitiéndonos quedarnos con ellas.

Nos enfrentaremos a diferentes enemigos: empleados con sus respectivos exoesqueletos (usarán herramientas de trabajo como armas), máquinas de ensamblaje, drones, guardias de seguridad cibernéticos y tropas de asalto armados con lanzallamas o fusiles que contarán con drones de apoyo (no podremos quitarles sus armas), entre otros. Los enemigos más fieros se encontrarán entre los jefes finales, máquinas cada vez más grandes, llegando a ser de tamaños considerables, contarán con diferentes rutinas de ataque o niveles que dependerán de su vida.

El entorno será un peligro para nosotros, pero también podremos usarlo para nuestro beneficio; caídas al vacío, líquidos corrosivos, venenos, fuego y gases inflamables.

Centromed

Aquí estaremos a salvo de nuestros enemigos, curando nuestras heridas, recuperando todos los objetos, y restaurando a todos nuestros enemigos en el escenario. Si nos han eliminado apareceremos en el centromed, perdiendo la chatarra acumulada. Aunque durante un breve periodo de tiempo podremos recuperarla, aumentándolo si eliminamos enemigos.

La chatarra la conseguiremos al derrotar enemigos o recogiendo los residuos que nos dejen al morir. Esta se usa para mejorar nuestro equipo, o para subir el nivel de nuestro núcleo. Al mejorar el núcleo aumentaremos la vida, la energía y la resistencia, además nos desbloquearán más huecos de implantes. Al principio contaremos con 6 slots, pero podremos mejorar el exoesqueleto para ampliarlos.

Los implantes estarán repartidos por el mapa. Su función variará según el tipo de implante, algunos nos permiten acumular energía más rápido, usar la energía para curarnos, ralentizar a nuestros enemigos o realizar ataques más fuertes, disponer de un número determinado de inyectables para curarnos o ser más mortíferos, tener habilidades especiales, como recuperar vida al ejecutar a nuestros enemigos y localizar con vibraciones objetos escondidos, entre otras muchas acciones. Los implantes tendrán diferentes niveles y podremos acumularlos.

Exoesqueleto

Podremos crear las extremidades que hayamos amputado, como cascos, armaduras de cuerpo, brazos y piernas. Si contamos con suficiente chatarra y tenemos las piezas necesarias, podremos mejorarlas, eso sí aquí diferenciaremos el brazo izquierdo del derecho, igual que las piernas. También crearemos las armas que hayamos robado a nuestros enemigos, y mejorarlas como las que encontremos por el escenario.

Warren podrá equiparse en cualquier momento, así podremos atacar a unos enemigos con ataques contundentes con mazas, encarar a varios enemigos con bastones, o usar ataques rápidos con las cuchillas. Dentro de las posibilidades, también dispondremos de un dron que usaremos de apoyo, ya sea para atacar, defendernos o ganar ventajas.

CREO

Recorreremos la empresa CREO por 7 zonas diferentes. Nos moveremos libremente por ellas usando los trenes. La ambientación es muy similar, recorriendo un entorno industrial metalizado, recorriendo desguaces, cadenas de montaje, centro de visitas, zonas biológicas, zonas de investigación y desarrollo. El avance en la aventura será bastante pasillero, aunque algunos caminos estarán muy bien escondidos. Los accesos están bloqueados por puertas, ascensores y elevadores. Para activarlos necesitaremos sobrecargarlos con nuestro nivel de núcleo, usar el dron para hackear, o necesitaremos un pase de empleado. Algunos estarán bloqueados, activándose desde otro lado; estos suelen ser atajos que dan acceso al Centromed.

Durante nuestro recorrido nos encontraremos con diferentes personajes no jugadores. Estos nos pedirán ayuda para conseguir chatarra, medicinas o encontrar objetos o conocidos. Mantendremos conversaciones con ellos seleccionando las frases, esto nos ayuda a conocer la historia, que se ampliará con mensajes y notas de audio de los trabajadores repartidos por el escenario. Para ampliar la dificultad el juego no cuenta con un mapa, y deberemos guiarnos por mapas o guías que hay en paredes.

Conclusión

Deck 13 nos transporta a un entorno industrial, donde se desarrolla este exigente Action RPG. El peligro nos acechará en cada esquina con enfrentamientos que nos harán morder el polvo. Los combates son rápidos y ágiles, aunque en ocasiones el fijado de enemigos falla. Los nuevos movimientos de esquivar, como saltar o agacharse, son torpes de realizar (por fortuna muy pocos enemigos nos exigirán realizarlos). El dron queda como un añadido interesante, pero podría ser más determinante.

Su apartado técnico es sobresaliente, casi sin bajadas de frames y con personajes de gran tamaño. El diseño nos dejará con la boca abierta, sobre todo en los jefes finales, que disponen de diferentes ataques y rutinas. La personalización es intuitiva y sabremos en todo momento el máximo rendimiento de nuestro equipo. Esto permite saber en qué gastar la chatarra o qué equipo usar en cada ocasión, además este mejorará según su uso.

The Surge es un excelente juego, su combinación de acción, exploración y personalización de equipo se hace de manera brillante, predominando la estrategia en todo. Avanzar hasta encontrar el atajo al Centromed se hace divertido. Investigar su intrigante historia nos mantendrá pegados al televisor, leyendo los subtítulos en castellano. Un montón de secretos les aguardan a aquellos que les guste la exploración, o para los más diestros en el arte de la lucha, enfrentarse a los gigantescos jefes finales. ¿Estás preparado para sobrevivir y descubrir lo que se esconde detrás de Resolve?

Por Jaime “Mr. Hype”