Lunes, 15 Octubre 2018
Medipress

Muchas mejoras en el mejor juego de baloncesto

Mié, 24/09/2014 - 11:26
El mayor espectáculo del mundo

Durante la presentación del nuevo juego de la franquicia NBA para 2K Sports, tuvimos la oportunidad de jugar unos partidos con la versión de nueva generación. Aquí os dejamos nuestras primeras impresiones. En el evento contamos con la participación de los campeones del mundo, James Harden y Anthony Davis, como habéis podido ver al principio de la revista. Se marcaron un pequeño partido que terminó con un triple sobre la bocina de Davis para igualar el marcador. Después, Rob Jones, Productor del juego, nos estuvo contando las mejoras a nivel gráfico, de animaciones, movimientos, en el desarrollo de los diferentes modos de juego y la inclusión de más equipos de la Euroliga, además de seguir con los comentarios en castellano ampliados y mejorados de Antoni Daimiel, Sixto Miguel Serrano y Jorge Quiroga.

Después, en la prueba del juego, pudimos comprobar las excelencias del mismo, con un control más fluido, mejores transiciones en el juego de contra ataque y un mayor realismo en general. El próximo 10 de octubre estará a la venta en Xbox One, PS3, PS4, X360 y PC.

Nuestra cara en el juego

En esta edición podremos escanear nuestra cara para los modos Mi Carrera y Mi GM para que nuestro alter ego sea lo más parecido a nosotros.

Más clubes de la Euroliga

Si el año pasado una de las novedades era la inclusión por primera vez de equipos de fuera de la NBA, este año se mantiene y se incrementa. De los 16 equipos de la temporada pasada se ha pasado a un total de 25.

El tiro perfecto

Durante los partidos, veremos un círculo a los pies de los jugadores. Sirve para ajustar el “timing” en los tiros. Al iniciarlo, una barra se moverá a diferente velocidad según la posición del jugador y sus habilidades, de modo que si soltamos el botón justo en el centro, haremos un tiro perfecto con seguridad de anotar. Si soltamos demasiado pronto o demasiado tarde, el porcentaje de acierto bajará acorde a lo lejos que hayamos quedado del centro.