Lunes, 18 Junio 2018
Medipress

Mäbu

Mié, 14/11/2012 - 11:28
Colorea el mundo con Buenos Días, su disco debut

Por Eva Llorente

Si los estilos musicales fueran colores Mäbu sería un enorme arco iris. Esta genuina banda maneja con soltura los instrumentos, los ritmos y las melodías, y en sus dos primeros años de vida ha sintonizado los gustos y los deseos de todos sus miembros, principalmente los de María, que pone su voz y su nombre (María Blanco Uranga), hasta convertir sus primeros temas en un álbum con identidad propia donde cabe el pop, el jazz, el blues... Ahora que la banda presenta el primer single de su segundo disco, recuperamos esta entrevista donde nos descubren sus gustos y sus intenciones.

María, tú eres el corazón de Mäbu. ¿Cómo empezó todo?

Quería hacer canciones y aprendí a tocar la guitarra de manera autodidacta. Cuando ya tuve algunas canciones busqué a alguien que pudiera ayudarme a amplificarlas y trabajarlas... Y conocí a Charlie por mediación de un amigo. Entendió muy bien lo que quería. Yo lo tenía todo en la cabeza pero no podía hacerlo y con Charlie entendí que lo interesante era hacer una banda. Crear un sonido que la banda pudiera sacar de las canciones que yo tenía. Mi sensación fue de comprensión total y de que podía ayudarme.

¿Y para ti?, Charlie

Yo llevaba tiempo tocando con otros grupos. Cuando nos conocimos, María ya había grabado algunas canciones con otra gente y ya tenía claro, sobre todo, lo que no quería. Muchas veces no es tan importante tocar un instrumento como saber qué impresión quieres que causen tus canciones. Escuchando canciones de otros grupos o de otros artistas, vas viendo qué tipo de sonidos y de ritmos te gustan por la sensación que te causan. Y aunque no seas capaz de ejecutarlas las tienes en la cabeza, y creo que eso es muy importante. María lo tenía claro y como nos gustaban el mismo tipo de cosas vimos que lo más fácil iba a ser montar una banda, buscar gente que sintonizase con la idea e ir dando forma a las canciones buscando esa sensación que María tenía en la cabeza para sus canciones.

¿Tenías muchas canciones, María?

No, no tenía muchas. En toda mi vida había hecho unas veinte, y me quedé con seis o siete. Pero ya sabía que tipo de canciones quería hacer y tuvimos claro como seguir hasta las catorce... Aunque en el disco, que se grabó hace dos años, salieron doce. Desde entonces he escrito más canciones.

Cómo se fueron incorporando el resto de colaboradores?

Dani: Charlie me llamó un día para decirme que tenía un proyecto muy especial y buscaba gente afín. Me gustó lo que me contó, me gustó la música, y me sentí identificado con la idea de la banda.

Charlie: Si había que buscar un batería o un violinista tenía que ser alguien especial, alguien dispuesto a involucrarse en una banda y también alguien que pudiera aportar un punto de vista distinto y particular. Dani, César y Ari llegaron así. Y eso es Mäbu, la suma de cinco personas con ganas de hacer cosas distintas, sin prejuicios.

¿Cómo fue esa primera etapa de pequeños conciertos, hasta que firmasteis con Warner?

María: La experiencia, no podemos negarlo, ha sido buena. A nosotros nos resultó bastante fácil. Hemos tenido suerte. Lo que nos ha sido muy difícil, y nos lo está siendo, es llegar cada vez a más gente. Nunca sabes si has llegado al tope de  gente que te puede escuchar. Empezamos mostrando las canciones a los amigos en un garito de Madrid. Dimos dos conciertos, y tuvimos la suerte de que una persona de Warner a la que conocía Charlie nos vio y se interesó en ese mismo momento. Pero lo que queremos es dedicarnos a esto.

Charlie: Como dice María, conseguir el interés de una compañía de discos fue fácil pero de ahí a contar con ella para que te lo haga todo hay un trecho. Prácticamente todo lo hecho hasta el día de hoy ha corrido por nuestra cuenta. Desde como íbamos arreglando las canciones, cómo las grabábamos, la producción del disco, dónde y cómo tocábamos, hasta buscar los conciertos, la promoción... que fundamentalmente ha sido en las redes sociales.

María: ¡Eso fue cosa mía!

Charlie: Si. Es que tenemos claro que hay cosas que como nos las hagamos nosotros no las hace nadie. Y está guay. Antes las cosas era de otra manera, y pasaba que las compañías tenían el control de todo y los grupos no eran dueños de nada.

Primero publicasteis un EP de presentación, Hallo, con cinco canciones, tres de ellas propias y dos versiones. Luego se publicó el disco... Y han pasado dos años. ¿Mucho tiempo, no?

María: Si, ha sido una agonía (Risas). Desde que grabamos el disco, que fue en 2009... En Warner habían probado con los lanzamientos de Ep, vieron que funcionaba y nos lo propusieron. Para ese EP seleccionamos tres canciones que ya formaban parte del disco, y grabamos dos versiones complementarias. Dentro de lo cansino que ha sido sacarlo estamos satisfechos porque hemos hecho lo que hemos querido. Hemos tenido tiempo de volver a grabar algunas canciones como el single del disco, A Solas. Y curiosamente hay un paso muy grande. Se ve la evolución de tanto tiempo tocando las canciones. El EP nos ha permitido crear expectativas. Pero creemos que la mejor promoción es un concierto.

Charlie: Si, yo creo que ha habido mucha evolución. Todo ha madurado. Las canciones se han hecho mayores, pero la banda suena igual que cuando grabamos la primera maqueta, y las canciones han resistido el paso del tiempo porque son los suficientemente especiales.

¿Cómo os sentís más a gusto, en acústico o con eléctricos?

Dani: A mi siempre me ha gustado más el eléctrico. Es donde la banda tiene más poder. Lo que no quiere decir que cuando María va sola con la guitarra, o en formato reducido, no me guste. Tiene algo que el eléctrico no tiene, que es intimidad y sensibilidad.

María: Si, a mi también me gusta más en eléctrico.

Charlie: Depende... Somos cinco y podemos tocar muchos instrumentos pero hay veces que basta con un ritmo de batería y un piano. En otras ocasiones hace falta que suene grande, y el eléctrico es el formato que más matices te permite. Pierdes un poquito la intimidad de los acústicos, pero ganas en potencia.

¿Sois dados a la improvisación? ¿Os permitís alguna licencia en los conciertos?

María: Las canciones, de un concierto a otro no son las mismas. Siempre se mueven, están vivas. Creo que es un trabajo, casi de artesanía. Yo creo que el disco está muy basado en lo que hacemos en directo. A medida que tocamos las canciones cambian. Si grabáramos el disco otra vez seguro que habría cambios. Han sido casi tres años en total... Y estoy convencida de que el siguiente disco será mucho mejor. Evolucionaremos más.

Buenos Días es un disco muy variado pero tiene un sello propio. ¿Os sentís exploradores en algún sentido? En las letras, que de alguna manera hablan de las relaciones personales, y en la música que ondea entre el pop, el folk e incluso el jazz. Dos horas, hasta tiene un punto hawaiano.

Charlie: La clave era buscar para cada canción un sonido propio, no atarnos a determinadas formas. Podíamos utilizar un banyo (o banjo) para una canción, un bombo para otra, buscar un punto hawaiano... Lo que hiciera falta para crear ese algo especial. Pero el sello fundamental es la voz de María, la manera en que ella modula la voz y la manera que tiene de escribir. Y luego, yo creo que también se nota mucho el trabajo. Son casi tres años de trabajo de la banda, alimentándonos unos a otros. Y en la medida en que íbamos tocando, íbamos arreglando canciones, María iba componiendo otras nuevas... Y ese trabajo es lo que creo que hace que sea un disco sólido.

Tocáis instrumentos muy poco habituales... Contadnos cómo llegan a vuestras manos, o cómo los encontráis. Me refiero al lap steel, e-bow...

Dani: El e-bow es un aparato magnético que hace que la cuerda de la guitarra no deje de sonar, como instrumentos que tienen un sostén infinito. El slide es un estilo de guitarra en el que las cuerdas son tocadas a través de un pequeño tubo metálico o de cristal, que se usa en música country, blues, hawaiana...

Cuánto hay de estudiado en la forma de cantar. En la intensidad, con dulces pianíssimos, en el juego de ocupar la música con divertimentos vocales... ¿Es intuitivo, o buscas jugar con el ritmo, las melodías y la intensidad de la voz?

María: Es algo que me sale así. Mi manera de cantar siempre ha sido así, aunque ha evolucionado. Yo creo que es muy importante interpretar con la voz. No el rollo de sentirlo, sino de transmitir sensaciones. Yo siempre he sido un poco teatrera, y eso se refleja en mi manera de cantar, pero no es estudiado.

A Solas tiene este juego vocal... que además acompaña muy bien al tiempo de vals. No es muy habitual encontrar temas en 3x4... Y vosotros lo utilizáis con solvencia. También jugáis con el en Si me Quieres Lejos...

María: Me encanta el tiempo de Vals. Charlie me decía que componía muchas canciones con ese ritmo.

Charlie: No ha sido una obsesión. Ya las canciones como las pensaba María eran distintas. No había intención de huir de un ritmo cuadriculado. Simplemente hemos seguido la intuición de María y no nos hemos cortado a la hora de probar cosas. Y hay ritmos de vals, de marchas, cosas que suenan un poco como a swing o a jazz... Hay un poco de todo porque no había presión externa ni interna.

María: Lo que si que hay es una conexión. La banda en si da uniformidad al disco.

Si me Quieres Lejos es un recital de instrumentos, con una combinación rompedora de piano y guitarra eléctrica... también inusual.

Dani: Debo decir que María siempre pedía un piano, y aunque él con lo que disfruta más es con el bajo, consiguió un piano.

Charlie: Quería un piano, y conseguí un piano. Lo que hiciese falta. O un banyo...

Mis temas favoritos son Hallo, que suena a genuina banda, y Con mi Voz, que tiene un punto circense. ¿Cuál es o son los vuestros, y por qué?

María: Buenos Días, porque tiene un solo de viola que me pone los pelos de puntas. Las hay eléctricas pero la que usamos en el disco es de madera. Viola de madera, contrabajo...

Charlie: Me gustan todas, pero te diría Si me Quieres porque tiene mucha percusión, coros... Tiene un poco de ruido, de guitarras acústicas, de piano, tiene un solo de guitarra eléctrica súper salvaje...

Dani: Si me Quieres Lejos, por el solo, y porque tiene muchos detallitos.

Habladme de Álvaro León. Más que fotógrafo, yo diría que es un artista.

Dani: Tuve oportunidad de trabajar con Álvaro en otro proyecto y cuando me preguntaron por alguien para el trabajo visual lo tuve muy claro. Porque también es muy especial.

Háblame de vuestros videos (el colorista Hallo, con un toque vintage, y el de A Solas, ambientado en una avenida desierta). ¿Quién lo propone la primera vez? ¿Cómo se rodaron?

Charlie: Álvaro supo encontrar ese punto especial. Amelie era una de las referencias.

María: Álvaro captó muy bien el estilo de la banda, y encajó muy bien con nuestra idea de equipo. Además tiene un estilo muy personal.

¿Con quién habéis compartido escenario? Hace poco con Luz Casal, no?

Charlie: Fuimos sus teloneros. Había escuchado nuestra música y le gustó. Que alguien tan importante como ella nos dijera que le había gustado nuestro disco y nos eligiera para ser sus teloneros nos gustó mucho.

¿Y cuáles serán vuestros próximos conciertos?

María: Habrá gira, que está colgada en nuestra web, y tenemos presentación en Madrid, Bilbao, Valencia, Barcelona, Murcia, Zaragoza y Salamanca.

Charlie: Y alguno en Andalucía, donde iremos todos juntos.

Os habéis puesto el listón muy alto. ¿Será difícil encauzar el segundo disco?

Charlie: No, ahora va a ser más fácil y mucho más divertido. Hemos experimentado tanto, hemos tenido tiempo de probar...

María: Si, va a ser más fluido. Tenemos muy claro lo que queremos.

Etiquetas: 
Buenos Días
De Negro y Amarillo