Sábado, 16 Enero 2021
Medipress

Equinoxe Infinity, de Jean-Michel Jarre

Mar, 09/10/2018 - 14:05
Magistral continuación del mítico Equinoxe

El nuevo álbum de Jean-Michel Jarre, EQUINOXE INFINITY, es una experiencia integral. Considerado en el mundo entero como un pionero en cuanto a la incorporación de tecnología innovadora a sus revolucionarias composiciones musicales y visuales, Jarre ha alcanzado el estatus de artista excepcional y legendario. Sus discos han vendido más de 80 millones de copias. Sus extraordinarios espectáculos al aire libre han roto sus propios récords de asistencia una y otra vez. La audacia y valentía detrás de su genialidad artística lo han convertido en la inestimable compañía de muchos otros músicos. Y su empatía y compromiso con la naturaleza y la humanidad le han valido el título de Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO.

Su fascinación por la interacción dinámica de la naturaleza, la tecnología y las personas siempre ha tenido un papel prioritario en su carrera. En abril de 2017, organizó un mega-concierto en el yacimiento arqueológico de Masada, en Israel, para apoyar a la UNESCO y concienciar al mundo de que el Mar Muerto se está secando. Y hace apenas unos días, el 23 de septiembre de 2018, sorprendió al mundo con su “Green Concert” en Arabia Saudita —una actuación multidimensional en directo, donde los instrumentos funcionaron con energía solar— para apoyar el ambicioso programa de energía sostenible del Reino.

Su compromiso con la protección del medio ambiente se remonta a 1977, cuando Jarre utilizó la portada de su álbum debut internacional "Oxygene" para concienciar a la gente de los problemas medioambientales. La famosa portada con la calavera dentro de nuestro planeta fue diseñada para llamar la atención sobre la polución creada por el hombre, mucho tiempo antes de que la preocupación por el cambio climático comenzara a generalizarse. En noviembre de 1978, solo un año después del éxito mundial de "Oxygene”, Jarre volvió con otro trabajo genial: EQUINOXE. El monumental álbum conceptual instrumental se dividió en ocho partes y salió a la venta con un diseño igualmente extraordinario: largas filas de “vigilantes” sin rostro e indistinguibles que parecen observar a quienes están mirando la portada. La imagen representa el enfoque futurista que Jarre   visualizó durante el proceso de grabación del disco. EQUINOXE fue compuesto como la banda sonora del futuro imaginado por Jarre, pasados 40 años desde 1978; lo que sería nuestro presente en 2018. Aunque nunca desveló la identidad de los “vigilantes” que aparecen en el diseño de Michel Granger, dejándolo enteramente a la interpretación de cada oyente, sí que comentó aceroca de la creciente dependencia que los humanos tenemos de las máquinas y la tecnología. Si tenemos en cuenta esta relación en la actualidad, con videovigilancia y algoritmos de Big Data que supervisan cada uno de nuestros movimientos, sus “vigilantes” resultaron ser inquietantemente premonitorios.

Ahora, 40 años después, y exactamente en la misma fecha del lanzamiento de EQUINOXE, Jean-Michel Jarre lanza EQUINOXE INFINITY. El álbum de diez canciones retoma la historia donde EQUINOXE la dejó, añadiendo perspectivas e ideas completamente nuevas. Pero en cuanto a la música y la producción, el álbum es cualquier cosa menos una secuela. Son muchos los artistas que, una vez llegados a un punto de su carrera, continúan viviendo de sus antiguos éxitos, pero Jarre siempre ha sido demasiado visionario y curioso para eso. Según él, EQUINOXE INFINITY es, en cualquier caso, “Equinoxe con esteroides.”

Por primera vez en su extensa carrera, Jarre eligió la portada de un disco como punto de partida del proceso creativo. "Los ‘vigilantes’ de la portada de EQUINOXE siempre me han fascinado,” dice. “A lo largo de estas cuatro décadas, no he dejado de pensar qué podría haberles pasado a estas criaturas. Y también, qué les podría pasar en los siguientes cuarenta años. Para mí, el tema de la inteligencia artificial es uno de nuestros grandes retos. Me resulta curioso que la gente tienda a sentir miedo de las innovaciones del futuro, cuando, echando la vista atrás, lo único que han hecho es mejorar la vida generación tras generación. Por eso, comencé a desarrollar ideas para la portada del nuevo álbum. Las portadas de mis discos siempre han estado muy ligadas a la música del álbum. Actualmente vemos cómo resurge el vinilo, con diseños que entran en espacios privados en forma de portadas físicas. Descubrí a un artista llamado Filip Hodas en Instagram y le pregunté si podía diseñar dos versiones de portada basándose en mi idea para el disco.” Así que, finalmente, EQUINOXE INFINITY tendrá dos portadas diferentes. Una simboliza un entorno amable y atemporal. La otra sugiere un futuro que presenta una Tierra deteriorada por los humanos y las máquinas. "EQUINOXE INFINITY podría describirse como la banda sonora de estos dos mundos. No importa cuál de estos dos escenarios creas el verdadero, la música sirve para ambos.”        

Las preguntas que rodean a los omnipresentes “vigilantes” de las portadas continúan sin respuesta: ¿Nos vigilan? ¿Nos estudian? ¿Son ellos quienes, finalmente, asumirán el mando? Ninguna de las dos portadas ofrece una respuesta definitiva a estas preguntas, porque Jarre quiere que el público siga imaginando, y que reciban la versión de la portada de forma aleatoria.                            

Cuando Jarre recibió la Medalla Stephen Hawking a la Comunicación Científica en 2017, predijo que, “si queremos sobrevivir como especie, en el futuro nos veríamos forzados a buscar otro planeta donde vivir.”

“Me gusta la idea de quedarnos en la Tierra pero también la de convertirnos en nómadas universales para poder sobrevivir. Si eso ocurre, de alguna manera, nos veríamos obligados a deambular noches y días enteros en el infinito. Esa es la idea que tenía en mente cuando compuse la música del disco,” recuerda Jarre. El artista mantiene en secreto los detalles de la música de EQUINOXE INFINITY, al igual que la historia que hay detrás. En cambio, invita a sus oyentes a crear sus propias historias. Dejar que la fuerza y la poesía de la música lleguen a sus sentidos, y alimenten su imaginación. Después de todo, el misterio siempre ha sido uno de los motivos principales de la larga vida de su música.

Tras medio siglo al frente de la escena de la música electrónica mundial, Jarre ha integrado muchos de los sonidos que lo caracterizan en EQUINOXE INFINITY, mezclándolos con nuevos formatos electrónicos de diálogo y patrones rítmicos para crear una visión estimulante y casi poética del futuro: La impresionante belleza de la canción "If The Wind Could Speak" contradice el estereotipo de música electrónica como ruido funcional y sin emoción. "Robots Don't Cry" tiene el sonido de la euforia electrónica monumental, donde nuevas formas de edición de sonido se encuentran con el pulso del pasado. El melotrón —uno de los instrumentos electromecánicos más antiguos— le da a la canción una cualidad cálida y humana. "Infinity" gira alrededor de un motivo musical alegre que recuerda al  "Equinoxe Part 5" de hace 40 años. "Don't Look Back" se basa en los sonidos ya consolidados de arreglos de guitarra clásicos, que han sido manipulados y procesados de forma original y sorprendente. EQUINOXE INFINITY, el último movimiento del álbum, es una verdadera obra maestra. Son innumerables los samples y sonidos que se funden en un solo ecosistema; una galaxia de elementos de contraste que Jarre cede a la eternidad. A un futuro que algún día nos devuelva una señal, independientemente de que los “vigilantes” sean amigos o enemigos, dependiendo de si somos capaces de comunicarnos o no. EQUINOXE INFINITY es una mirada a dos posibles futuros; uno que podría ser empático, avanzado e interesante, y otro más oscuro y distópico.

EQUINOXE INFINITY es el clímax preliminar de una fase excepcionalmente productiva en la carrera de Jean-Michel Jarre. Incluso después de completar el monumental proyecto "Electronica", en el cual Jarre contó con las colaboraciones de 32 músicos invitados y tras recibir una nominación a los Premios Grammy 2017, no dejó de trabajar. Inmediatamente empezó el proyecto "Oxygene III", una gira mundial que terminó con una impresionante actuación en Coachella, una producción “Hexagone” de una hora para la estación de radio France Info y, finalmente, creó una selección de 41 hits y dos composiciones nuevas para su recopilatorio "Planet Jarre – 50 Years Of Music" que se publicó en septiembre de 2018. "Me siento renovado, como si hubiera llegado a una nueva cima creativa", explica Jarre sobre su  espectacular impulso creativo reciente. "Diez años atrás, estaba pasando por una fase vital bastante oscura. Sentía la necesidad de repensar y reorganizar mi vida. Para eso, necesitaba parar, y  ahora estoy feliz de haberme tomado ese tiempo, porque me ayudó a sentirme como nuevo. Fui muy selectivo en cuanto a los mejores sonidos e ideas conceptuales para el álbum. Un cambio inesperado en el proceso de producción del sello me dio unas semanas más para trabajar en el disco. Eso estuvo muy bien, porque finalmente tuve tiempo para repasar hasta el último detalle. Los que me conocen saben que soy perfeccionista. Pero nunca he estado más orgulloso de un álbum como lo estoy de EQUINOXE INFINITY. Su sonido es el que tiene que ser.”

¿Y qué hay del futuro personal de Jean-Michel Jarre? "Por supuesto que ya tengo dos nuevos proyectos en la mira, que estoy deseando empezar. Hay ideas para proyectos en directo, encargos… para mí, hacer música y ser creativo es lo que me define. Así que… ¿Por qué debería dejar de hacerlo, en un momento tan interesante como el actual?”

Repertorio:

1. The Watchers (Movement 1)

2. Flying Totems (Movement 2)

3. Robots dont cry (Movement 3)

4. All that you leave behind (Movement 4)

5. If the wind could speak (Movement 5)

6. Infinity (Movement 6)

7. Machines are learning (Movement 7)

8. The Opening (Movement 8)

9. Don’t look back (Movement 9)

10.Equinoxe Infinity (Movement 10)