Rachel Weisz

Mar, 22/05/2018 - 13:16
Protagonista y productora del drama romántico Disobedience

En Disobedience, Rachel Weisz interpreta a Ronit Khruska, quien regresa a Hendon, su comunidad judía ortodoxa, después de la muerte de su padre rabino. A pesar de la tensión que rodeó la partida repentina de Ronit en el pasado, Dovid Kuperman (Alessandro Nivola), amigo de la infancia y muy cercano al rabino, le invita a quedarse con él y su esposa. Ronit se sorprende al descubrir que ésta es su ex mejor amiga Esti (Rachel McAdams), ahora profesora en una escuela de niñas ortodoxas. La situación es incómoda entre las dos mujeres dado que un pasado complicado claramente se cierne sobre ellas.

¿Qué te atrajo de este proyecto?

Estaba buscando material para desarrollar, tanto produciendo como actuando. Disobedience fue uno de los primeros proyectos que encontré. Es una historia increíble con protagonistas femeninas. Lo que de verdad me atrajo de la novela fue el tema de la transgresión en este mundo moderno en el que ya casi nada es tabú. El término ‘desobediencia’ no tiene mucho sentido a no ser que lo sitúes en ciertas comunidades como la judía ortodoxa del norte de Londres. Cuando encuentras una historia de transgresión dentro de una sociedad anticuada, obtienes un drama universal con el que todo el mundo se puede sentir identificado.

¿Cómo fue el proceso de adaptar la novela?

Tardamos tres años, desde que se escogió el libro hasta que empezamos a rodar. Todo el proceso de trabajo con Sebastián, quien se unió al equipo a los seis meses, fue muy emocionante. Ha sido un experiencia increíble ver como a través de largas conversaciones y reuniones de guion el libro fue transformándose y mutando hasta conseguir una identidad propia.

¿Cómo ha sido trabajar con Sebastián Lelio?

He visto el trabajo que ha hecho, Gloria en particular. Fue la primera persona a la que se le ofreció desarrollar el libro, y aceptó inmediatamente. Me sorprendió, ya que es un cineasta que viene de un contexto cultural totalmente distinto, por lo que tuvo que investigar sobre la religión y sociedad como si fuese un antropólogo. Siendo alguien de fuera, ve el mundo de un forma muy distinta de lo que lo vería un director británico. Es genial que se haya sumergido en esta historia desde un punto de vista tan distinto. Me encanta el hecho de que no haya antagonistas en esta película. Por ejemplo, el tío Hartog es mucho más desagradable en el libro, pero en este guion simplemente es un personaje que no está de acuerdo con el mío. Todos los personajes tienen dentro de sí a su propio antagonista y peor enemigo, y eso es lo que más le interesa a Sebastián.

¿Cómo era la relación entre Ronit y su padre?

Ronit vive con la culpa de haber borrado a su padre de su vida después de que este la desheredase. Cuando se marchó, decidió no volver a hablar con él. Hay algo de arrepentimiento en el hecho de que ya sea muy tarde para perdonarlo. Es tremendamente importante perdonar y encontrar paz con un padre antes de que muera para poder seguir con tu vida. En parte, la historia trata sobre cómo abandonar tus orígenes, aunque nunca puedas borrarlos del todo y te acompañen allá donde vayas. Piensas que eres libre viviendo tu vida, pero necesitas cerrar capítulos. Cuando no avisan a Ronit de la enfermedad de su padre, le están impidiendo que se despida y cierre capítulo, y eso es muy doloroso.

¿Qué relación tiene Ronit con el judaísmo?

Veo a Ronit como una adolescente que ha puesto en duda las estrictas normas religiosas, y ese pensamiento tan liberal es muy peligroso para una comunidad tan pequeña. ¿Porqué deberían las mujeres casarse y llevar peluca? ¿Porqué no puede conducir un sábado? Ronit cuestionó duramente todas estas normas y leyes, lo que hizo que fuese vista como una rebelde.

¿Podrías hablarnos sobre el personaje de Esti y de cómo es trabajar con Rachel McAdams?

Rachel McAdams es una excelente actriz con un rango amplísimo. Leyó el guion y le llamó la atención. Esti es una mujer lesbiana casada con un hombre al que quiere. En su religión, la homosexualidad se considera un pecado, pero como cree en Dios está intentando hacer lo correcto estando casada. Está sufriendo mucho psicológicamente por culpa de esto, pero la vuelta de Ronit despierta sus ganas de ser libre. Por otro lado, no ve su vida como una prisión pues quiere a Dovid como a su mejor amigo. Es un papel muy complicado y creo que Rachel plasma algo de esa lucha interna y luego se transforma en alguien que se libera.

¿Podrías hablarnos sobre el personaje de Dovid y de cómo es trabajar con Alessandro Nivola?

Dovid es un hombre conservador y espiritual que fue el estudiante favorito del padre de Ronit. Durante su infancia, Ronit estaba celosa de su relación ya que se podían pasar horas hablando sobre judaísmo, aunque a ella no le llamase la atención. Por lo que siempre ha habido algo de rivalidad fraternal entre ellos, aún siendo Dovid un hombre decente y bueno. Aunque la comunidad le advierte de los problemas que Ronit podría traer, él sabe que está sufriendo por la muerte de su padre y es su deber involucrarse. Más tarde ocurre algo que pone a prueba su decencia y Dovid descubre que puede haber espiritualidad también al margen de cualquier doctrina. Alessandro borda esto y la rectitud necesaria para interpretar a un rabino.

¿Cómo ha sido trabajar con el cineasta Danny Cohen?

Cuando Danny Cohen rodó La Habitación creó un espacio íntimo increíble, así que tiene experiencia desarrollando un drama en espacios reducidos. Es un maestro del aspecto visual y la historia ha sido también algo fundamental para él. Crecimos en la misma calle del norte del Londres, así que hemos tenido innumerables conversaciones sobre cómo escalábamos el mismo árbol de pequeños.

Etiquetas: 
Disobedience