Sábado, 17 Noviembre 2018
Medipress

Adriana Ugarte

Mar, 25/09/2018 - 12:40
Mitad ángel, mitad demonio en la comedia Enamorado de mi mujer

En su primera incursión en el cine internacional, Adriana Ugarte, protagoniza junto a Gérard Depardieu y Daniel Auteil la nueva comedia del gran galán del cine francés. Enamorado de mi mujer es una adaptación de L'envers du décor, de Florian Zeller, quien se ha encargado también del guion y los diálogos de la película. La historia narra el encuentro de dos amigos y sus parejas después de algún tiempo sin verse. Mientras Daniel continúa felizmente casado, su amigo Patrick llega acompañado de su nueva novia, mucho más joven que ellos dos. Daniel no puede evitar fantasear con una apasionada e idílica aventura con ella.

Lo cierto es que el público francés y también Daniel Auteil la descubrieron en 2016 en la película Julieta de Pedro Almodóvar... ¿Este es su primer cambio de rumbo importante en su carrera de actriz joven?

Por supuesto. Trabajar con Pedro fue una experiencia muy importante. Es un director genial, cuyas películas se ven en todo el mundo y rodar con él permite que te conozcan en otros países, trabajar en otro lugar... Ya había trabajado con directores importantes en España antes de "Julieta" y había aprendido mucho de ellos, ¡pero con Pedro todo adquiere una dimensión especial! Tiene una inteligencia prodigiosa, una capacidad inusitada para crear otros mundos...

¿Le sorprendió recibir la propuesta de Daniel Auteil para trabajar en su película Enamorado de mi mujer?

¡Me quedé más que sorprendida! En la obra original, Emma es una chica muy francesa y sé que Daniel cambió las cosas para que en su guion el papel lo hiciera una española. ¡Fue un auténtico regalo y me costó mucho tiempo asumir que lo había escrito para mí!

¿Trabajar en francés con actores franceses fue una dificultad o por el contrario, una especie de desafío?

De hecho, ha sido muy emocionante trabajar por primera vez en una lengua que no es la mía. Descubrí que necesitaba escuchar aún más a mis compañeros, prestarles toda mi atención... Es un proceso muy interesante. Cuando hacía teatro en España, a los 20 años, conocí a una actriz que tenía problemas de audición desde su niñez... Le costaba mucho escuchar a los actores, pero lo cierto es que ella era la que prestaba más atención a lo que sucedía en el escenario. Aprendí una verdadera lección: cuando las cosas son difíciles, debes redoblar tus esfuerzos...

¿Cómo describiría a Emma, la joven a la que encarna en la película?

Cuando leí el guión, comprendí que debía evitar interpretar a una lolita que revolotea entre dos hombres, los personajes de Daniel y Gérard... Hubiera sido reducir a Emma a una faceta superficial y banal, algo que ella no es en absoluto. Quería que el personaje transmitiera una fuerza sexual real, pero también inteligencia. Para mí, Emma es una chica a la que un hombre puede desear, pero con la que también querría casarse y eso marca la diferencia... ¡Se lo dije muy al principio a Daniel y me sentí aliviada de que opinara exactamente lo mismo!

Emma también representa la fantasía de otra vida, una huida para los personajes de Gérard Depardieu (Patrick) y Daniel Auteil (Daniel)…

Sí, y eso era lo más interesante: Frente a estos hombres mayores, Emma representa la oportunidad de recuperar cierta juventud sentimental y sexual... Despierta en ellos el sueño o la ilusión de una época pasada y les hace creer que pueden iniciar una nueva vida... De hecho, creo que Emma personifica lo que suele llamarse "la crisis de los 50". Y esto no sólo le ocurre a los hombres, sino a todos los seres humanos cuando se dan cuenta de que el tiempo se está acabando y que su vida no será eterna... Lo que dice la película es "¡disfruta del presente!"

Cuéntenos como ha sido trabajar con Daniel Auteil, que tenía la doble peculiaridad de ser su director y su compañero de trabajo...

¡Para mí, Daniel es un genio! No solo tiene inteligencia y talento, también es una persona considerada y protectora. De hecho, tenía miedo de que primara el director, a que se centrara en dirigir su película y que descuidara los vínculos que deben crearse en un plató entre los actores. ¡Pero fue todo lo contrario! Daniel supo desempeñar ambos papeles al mismo tiempo. Tenía la autoridad del director y la generosidad del actor, fue extraordinario...

Etiquetas: 
Enamorado de mi mujer