Martes, 15 Octubre 2019
Medipress

Su mejor historia

Dom, 09/07/2017 - 16:55
La fuerza e importancia de una mujer

Por Alberto Quintanilla

La danesa Lone Scherfig (An Education) vuelve a retomar su estilo de perfeccionismo y estilismos de época en un Londres que es de nuevo protagonista en una historia con atractivos personajes.

Londres, 1940. Una pareja pasa graves penurias: él es pintor, inmerso en tareas de segunda en el ejército a causa de una antigua herida de guerra y ella fue una digna secretaria pero perdió su empleo. Los dos intentan mejorar su situación económica en medio del conflicto bélico de la Segunda Guerra Mundial coincidiendo con el auge de bombardeos aéreos nazis por todo Reino Unido.

La dupla que forman Ellis (Sam Claflin) y Catrin (Gemma Arterton) queda desde el comienzo desnivelada por el amplio protagonismo de ella, sobre la que la directora quiere darnos la narración del film. La joven es reclutada como guionista en un momento decisivo y debe luchar contra un machismo imperante. El Gobierno quiere rodar un film de propaganda para motivar a sus tropas. Gracias a un hecho real acontecido en Dunkerque, relacionado con unas gemelas, surgirá el origen de una ficción inventada. Entramos en el cine dentro del cine, la película dentro de la película. Como dice un superior a la protagonista: "El cine es como la vida eliminando partes aburridas". Inspirada en la novela Their Finest Hour and a Half, de Lissa Evans, muchas excelencias del film llegan del esfuerzo de Arterton, no habitual en estos papeles donde debe aportar más énfasis de lo visto en el pasado (RocknRolla, Byzantium, Primavera en Normandía o Furia de Titanes). Es con Su Mejor Historia donde la hallamos en su mejor papel (aparte de su rol en la apocalíptica Melanie, The Girl with All the Gifts). Muy atrayente es el duelo de personajes entre Arterton y el reputado actor británico caído en horas bajas Bill Nighy y el breve papel del siempre cumplidor Jeremy Irons.