Lunes, 18 Noviembre 2019
Medipress

Snowpiercer (Rompenieves)

Mié, 07/05/2014 - 15:15
El tren de la supervivencia

Por Alberto Quintanilla   

En la línea de éxito trazada hace poco más de una década por Park Chan-Wook con Old Boy, el cine surcoreano vivió un momento de atención internacional al que se sumó la obra de Bong Joon-ho, cineasta con una personalísima filmografía. Centrado en la ciencia ficción, entre sus cintas destacan títulos como The Host, Memories of Murder y Mother. Su nuevo trabajo es Snowpiercer (Rompenieves), el cual toma forma bajo un drama apocalíptico y se ha convertido en el filme más caro de la historia del cine surcoreano, alcanzando un presupuesto de 40 millones de dólares.  Nos situamos en una realidad futura a 17 años vista. A causa de un fallido experimento para tratar de arreglar el calentamiento global, la civilización fue destruida. Solo unos pocos pudieron contarlo y formar parte del último tren que queda sobre la Tierra: El Snowpiercer (Rompenieves). Éste se mueve sobre sus raíles cruzando el mundo en círculo, sin realizar ninguna parada, con vagones divididos entre la sección de cola, para la clase trabajadora explotada y los privilegiados vagones de primera clase, en la parte delantera. La metáfora de la película, sobre el equilibrio de la Humanidad y el sometimiento de los débiles ante los poderosos, es desarrollada por Joon-ho por medio de una revuelta a través de un líder y unos pocos individuos que le siguen, al no aguantar más la situación de miseria y humillación a que se ven sometidos. El texto es una adaptación de la novela gráfica Le Trasperceneige, escrita por Jean-Marc Rochette y Jacques Loeb. Apoyado en un reparto encabezado por Chris Evans (alejado de su personaje como Capitán América), Tilda Swinton (en uno de los papeles más sorprendentes de su carrera) y otros como John Hurt y Ed Harris, el realizador surcoreano nos invita a viajar con ritmo frenético en su tren de la supervivencia.