Lunes, 18 Noviembre 2019
Medipress

Objetivo: La Casa Blanca

Mié, 08/05/2013 - 14:09
Acción a raudales en el Capitolio

Por Alberto Quintanilla

Antoine Fuqua (cuyo trabajo más memorable es Training Day) dirige a un reparto vistoso y con tirón taquillero en un thriller de acción puramente norteamericano. Con reminiscencias más o menos claras a cintas de éxito del pasado como La Jungla de Cristal, la película presenta como protagonista absoluto a Mike Banning (Gerard Butler), antiguo guardaespaldas del servicio secreto del presidente de EE.UU., Benjamin Asher (Aaron Eckhart). El propio Asher y su gabinete son encerrados, por un grupo terrorista norcoreano, dentro del búnker subterráneo presidencial en una inesperada maniobra de secuestro. Es entonces cuando Banning debe convertirse en un forzado héroe del país para salvar al presidente y a su hijo, que también se encuentra desaparecido en medio del caos. La lealtad que siente por ellos es superior al miedo ante los enemigos. El comando coreano de villanos está liderado por Kang (Rick Yune) mientras que el contacto directo con los terroristas lo lleva a cabo el portavoz el Gobierno, Allan Trumbull (Morgan Freeman), quien parece que por momentos puede llegar a ceder al chantaje de riesgo nuclear que le plantean.

Objetivo: La Casa Blanca  se configura como película con trasfondo que bebe de algunas cintas de los 80. No se hace excesivamente larga y Butler se luce como intérprete de acción moderno, con trauma incluido: hace años un accidente en plena noche le impidió salvar la vida de la esposa del presidente (Ashley Judd). Dicho fracaso le obliga a abandonar su puesto de seguridad personal en la Casa Blanca para trabajar en el Departamento del Tesoro. Por eso, esta nueva oportunidad de salvar al presidente puede ser su última ocasión para redimirse. Aunque la cinta cuenta con momentos muy previsibles y no sorprende demasiado, consigue su propósito de entretener y ofrecer algunas buenas dosis de acción sin tener que desarrollar un excesivo intelecto.