Miércoles, 27 Mayo 2020
Medipress

La Gran Familia Española

Sáb, 14/09/2013 - 00:26
Una celebración de la vida

Daniel Sánchez Arévalo se ha forjado una gran reputación con solo tres películas: la brillante Azuloscurocasinegro, que compitió en el Festival de Venecia (en la sección Venice Days) donde logró el máximo galardón de la sección, Gordos y Primos. Con su cuarto trabajo vuelve a acaparar la atención de la crítica y el público. La Gran Familia Española es una celebración de la vida, una película llena de optimismo a pesar de todo el drama que se esconde tras su trama principal, que sigue los pasos de una familia durante la final del Mundial de fútbol de Sudáfrica.

"¿Quién iba a imaginar que España llegaría a la final?", es el razonamiento que usa Efraín para aplacar los encendidos ánimos de sus hermanos por haber elegido casarse el día en el que, por fin, la Selección Española de fútbol puede alcanzar la gloria y dejar atrás décadas de falsas esperanzas y frustraciones. Ese día de catarsis colectiva, mientras el país se paraliza, su familia, compuesta por cinco hermanos con nombres bíblicos: Adán, Benjamín, Caleb, Daniel y Efraín en homenaje a Siete Novias para Siete Hermanos, también se va a enfrentar al partido más importante de su vida. ¿Serán capaces de ganar? ¿Vale ganar de cualquier manera? ¿Se puede perder con dignidad? ¿Hay que jugar al ataque o es mejor defenderse y jugar al contragolpe? El novio, Efraín, con sus recién cumplidos dieciocho años, es el menor de los cinco hermanos, y representa la España vencedora, la que no tiene complejos, la del desparpajo, la del tiki-taka, la que se siente capaz de todo, frente a sus hermanos que son un claro exponente de la España que se estanca en cuartos de final, la de los desengaños, la de las inseguridades, la de los miedos. Y es que en la vida, como en el fútbol, la fórmula para alcanzar el éxito es una mezcla de estrategias, decisiones, ganas, ilusión, entereza, empuje, y claro está, un poquito de suerte.