Lunes, 18 Febrero 2019
Medipress

La escuela de la vida

Mar, 12/02/2019 - 14:36
Entrañable aventura protagonizada por François Cluzet (Intocable)

Por Irma la Dulce

El cineasta y aventurero Nicolas Vanier no ha tenido que ir muy lejos para encontrar el escenario perfecto en el que rodar El Rey del bosque, su nueva película de ficción protagonizada por François Cluzet (Intocable) en la que narra la historia iniciática y de aprendizaje de un huérfano que abandona un orfanato en los suburbios para comenzar una nueva vida en una apartada casa en lo más profundo de la campiña.

En el centro de Francia, a solo dos horas de París se encuentra la región de Sologne, un lugar de cuento, con un frondoso bosque repleto de flora y fauna autóctona, que muy pronto se va a convertir en el nuevo hogar de Paul. Corre el año 1930 cuando este pequeño superviviente, que siempre ha vivido en un orfanato de los suburbios, llega al hogar de Célestine y Borel, un matrimonio que vive en la campiña. El matrimonio trabaja para el Conde de Fresnaye, el dueño de los bosques y campos de la frondosa zona de Sologne. Al poco de llegar, Paul conoce a Totoche, un cazador furtivo que vive en el bosque con quién entabla una gran amistad, pese a ser el gran rival de Borel. Junto a Totoche, Paul descubrirá la naturaleza pero también conocerá un secreto que nadie quería revelar.

Así comienza una gran aventura en la que Totoche, interpretado por François Cluzet, se convierte en amigo, confidente y guía del pequeño Paul, que poco a poco deja de ser un niño para convertirse en un muchacho de principios sólidos. El lazo afectivo que se establece entre los dos personajes aporta calidez a una película que supera con creces a la conocida The Last Trapper, que sigue a un trampero en Yukon, Canadá. Una película entrañable, en definitiva, que tocará la fibra sensible del espectador.