La clase de piano

Jue, 07/02/2019 - 12:13
El poder de la música

Por M. Grissi

Kristin Scott Thomas encabeza el reparto de este estimulante drama romántico que habla de oportunidades, de superación, de las diferencias y las similitudes entre seres humanos de distinta clase social, raza o condición y de la música como elemento de unión y de salvación.

Para un chico del extrarradio, tocar el piano y apreciar la sensibilidad de la música clásica no es algo de lo que presumir. Más bien es una excentricidad que conviene esconder y apartar si no se quiere acabar repudiado y solo. Lo sabe bien el joven Mathieu (Jules Benchetrit), que se aleja de su barrio para sacarse un dinero como músico callejero en una estación de tren. El destino, o la casualidad, hace que el mismísimo director del Conservatorio de Música de París se cruce en su camino. Pierre (Lambert Wilson) enseguida reconoce el excepcional talento del joven. Un día, Mathieu acaba en la cárcel por un robo menor y solo Pierre consigue sacarle a cambio de que haga servicios comunitarios en el Conservatorio. Sin embargo, el director tiene otra idea en mente para el joven: quiere que perfeccione su técnica y participe en la competición nacional de piano. El nuevo alumno tendrá entonces que lidiar con las clases de la intransigente "Condesa" (Kristin Scott Thomas), que al principio se muestra reticente con el chico y se niega a admitir que éste posee esa chispa que a ella le falta. Al mismo tiempo, se enamora de una compañera. Anna (Karidja Touré) procede de una familia acomodada, y es una prometedora estudiante. Juntos demostrarán que en el amor, como en la vida, todo es posible.

No falta una nota de modernidad en esta historia de superación, pasión y talento, que mezcla en su banda sonora piezas clásicas de Chopin y Bach con adaptaciones de grupos más contemporáneos como Pixies.