Martes, 10 Diciembre 2019
Medipress

Instinto maternal

Mar, 02/07/2019 - 01:50
Drama, tragedia, misterio, y terror psicológico

Por Eva Llorente

Un desafortunado acontecimiento se convierte en la chispa capaz de provocar un incendio en la relación de dos vecinas… Drama, tragedia, misterio, y terror psicológico se entremezclan en una historia inquietante.

Olivier Masset-Depasse Cages debutó en el largometraje en 2010 con el drama romántico Cages. La película, calificada de notable por muchos medios especializados, recibió muy buenas críticas. Tuvimos que esperar nada más y nada menos que cuatro años para ver su siguiente trabajo, el drama Illégal, que superó las expectativas creadas y asombró a los críticos de cine. La espera ha vuelto a ser larga, cinco años ha tardado en ver la luz esta nueva película, pero todo hace pensar que habrá valido la pena. Instinto maternal tiene todos los ingredientes necesarios para enganchar al espectador y llevarle a ciegas, de la mano, hasta un final inquietante y absolutamente insospechado. Un guion sembrado de giros y narrado a buen ritmo, inspirado en la novela Behind the Hatred de Barbara Abel, unos personajes fascinantes –sin duda Olivier Masset tiene un don para dibujar perfiles femeninos-, una atmósfera hipnótica y hitchcockiana donde se masca la tensión, y una dirección intachable que combina largas tomas con perspectivas aéreas.

Ambientada en los años 60, la trama gira en torno a Alice y Céline, dos mujeres, vecinas, y amigas íntimas. Podría decirse que son las mejores amigas del mundo, así como sus dos hijos, Maxime y Théo. La complicidad entre estas dos mujeres es total, hasta el día en que un trágico accidente cambia sus vidas. La amistad deja paso a la culpabilidad, la armonía a la paranoia y la complicidad a la desconfianza.

Los personajes principales han recaído en dos actrices de intensa trayectoria, tanto en cine como televisión. Por un lado, la actriz Veerle Baetens en el papel de Alice. Por otro, dando vida a Céline, la actriz Anne Coesens, conocida del director por haber trabajado con él en su anterior trabajo, Illégal, a quien pudimos ver en España en las películas Como un león (2012) y No es mi tipo (2014). Para interpretar a sus hijos, el equipo de casting se decantó por Luan Adam y Jules Lefebvres, quienes a pesar de su corta edad han realizado un trabajo verdaderamente loable.

En definitiva, Instinto maternal es una inquietante reflexión sobre lo extraño de las relaciones humanas, sobre la maternidad y la amistad, que atrapará en su red fácilmente al espectador.