Gracias a Dios

Lun, 29/04/2019 - 14:11
Un drama que remueve entrañas y conciencias, un homenaje a las víctimas de abusos que denuncian públicamente a sus agresores

Por Eva Llorente

François Ozon volvió a triunfar en Berlín con su último trabajo, una película de ficción inspirada en la historia de las víctimas del sacerdote Preynat en Lyon y en los inicios de la Asociación Palabra Liberada, que ha sido bautizada como el “Spotlight francés”.

Con la sensibilidad que le caracteriza, François Ozon reflexiona sobre el trauma vivido por las víctimas de los abusos y relata cómo lograron liberarse de su sufrimiento a través de la palabra. El director de películas como El amante doble, Frantz o En la casa, también hace hincapié en este doloroso drama en las repercusiones familiares y sociales de esas terribles agresiones, confeccionando finalmente un drama desgarrador que se ilumina minuto a minuto pero que remueve entrañas, y lo que es mejor, conciencias. Bautizada como el “Spotlight francés”, la película responde a un deseo de justicia, comprensión y búsqueda de la verdad que el propio director presentó en Berlín como un honesto y humilde granito de arena a mejorar el mundo: “No sé si el cine puede cambiar el mundo, pero sí puede ayudarnos a entenderlo mejor”.

El personaje central de Gracias a Dios es Alexandre, un padre de familia que vive en Lyon con su esposa e hijos. Por casualidad, se entera de que el sacerdote que abusó de él cuando era un boy scout sigue trabajando con niños. Alexandre se lanza a un combate al que se unen François y Emmanuel, otras víctimas del sacerdote, con el fin de liberarse de sus sufrimientos a través de la palabra. Pero las repercusiones y consecuencias de sus testimonios no dejarán a nadie indemne.

Rodada en Francia, Bélgica y Luxemburgo con un reparto encabezado por Melvil Poupaud, Denis Ménochet y Swann Arlaud, que encarnan a tres de los personajes reales que fundaron la asociación, Gracias a Dios fue recibida con gran respeto por la crítica de Berlín, donde fue galardonada con el Oso de Plata Gran Premio del Jurado de la Berlinale.