El Lobo de Wall Street

Vie, 17/01/2014 - 23:36
Ambición y desenfreno sin límites

Por Alberto Quintanilla 

Martin Scorsese vuelve a confiar para su última cinta en su amigo Leonardo DiCaprio, dando lugar a la quinta colaboración entre ambos (tras Gangsters De Nueva York, El Aviador, Infiltrados y Shutter Island). La pareja vuelve a demostrar que se entiende a la perfección en El Lobo de Wall Street, que se ha materializado en el segundo Globo de Oro para DiCaprio y puede ser la antesala de su ansiado Oscar, el cual parece no querer llegar, a pesar de hacer méritos para merecerlo. La película narra la historia de éxito y posterior decadencia de Jordan Belfort, un tipo sin escrúpulos que logró entre 1987 y 1998 hacerse con un extenso imperio de riqueza gracias a convencer a incautos para vender "bonos basura" a bajo coste llevándose comisiones estratosféricas y defraudando al fisco. Los dos libros de memorias de Belfort sirven de base a la cinta, que muestra sin tapujos la espiral de vicios a los que se dio el personaje: drogas duras, sexo desenfrenado, orgías, alcohol, descontrol, fiestas... Era tan ambicioso que en lugar de acomodarse como un simple millonario quiso ir siempre un paso más allá, creyéndose más listo incluso que el FBI. Su ambición no tenía límites. Nunca saciaba su sed de hacer dinero, aunque para él ser un broker o un tiburón de las finanzas era lo de menos. Solo quería ser más y más rico. Belfort, capaz de vender cualquier cosa, presumía de una vida de excesos que ha transferido en una excepcional interpretación DiCaprio. El actor californiano brilla por sí solo aunque está acompañado de actores tan buenos y creíbles como Jonah Hill, Jean Dujardin o un magnífico Matthew McConaughey en un personaje breve pero inolvidable. El Lobo de Wall Street combina drama, humor y acidez en un guión firmado por Terence Winter (Los Soprano, Broadwalk Empire) que no se hace pesado a pesar de sus tres horas de duración. Estamos ante una de las películas del año que los amantes de Scorsese y las emociones fuertes disfrutarán.