Viernes, 19 Abril 2019
Medipress

El gordo y el flaco

Mié, 13/03/2019 - 13:03
Homenaje entrañable a la mejor pareja cómica de la historia del cine

Por M. Grissi

Se puede decir sin miedo a equivocarse que Stan Laurel y Oliver Hardy han sido la mejor pareja cómica de la historia del cine. Había una gran química entre ellos, y sus números, que parecían fáciles pero estaban estudiados hasta el más mínimo detalle, eran sencillamente desternillantes.

Entre 1927 y 1950, Stan Laurel y Oliver Hardy realizaron más de 107 apariciones cinematográficas y la pareja logró sobrevivir y prosperar en la era sonora, incorporando los juegos de palabras a su repertorio humorístico. Junto a Chaplin y Buster Keaton, son los grandes cómicos del cine mudo.

Fascinado por la figura de estos grandes personajes, el guionista Jeff Pope se embarcó en un gran proyecto que es esta película homenaje, y que cuenta la gira teatral que realizó la pareja por el Reino Unido a principios de los 50.

Deteriorados por la edad y con su época dorada como reyes de la comedia de Hollywood ya más bien lejana, afrontan un futuro incierto. Cuando empiezan a recorrer el país, los niveles de asistencia resultan decepcionantemente escasos. Sin embargo, siempre han sido capaces de hacerse reír mutuamente y los espectadores son capaces de apreciar el encanto y la belleza que transmiten sus actuaciones y también acaban riendo, lo que permite a la pareja volver a conectar con legiones de fans devotos, tanto antiguos como nuevos.

La gira acaba convirtiéndose en todo un éxito, pero Stan y Ollie no consiguen dejar totalmente atrás el espectro de su pasado y fantasmas enterrados hace tiempo, junto con la endeble salud de Oliver, empiezan a poner en peligro su valiosa colaboración. Poco a poco, se va desvelando un retrato de lo más tierno y conmovedor de esta pareja creativa que, consciente de que su canto de cisne podría estar cerca, intenta redescubrir lo mucho que significan el uno para el otro.

Al frente de la producción se encuentra el escocés Jon S. Baird, director de la notable Filth el sucio así como de la serie de televisión de Danny Boyle “Babylon”. Dando vida a los admirados y queridos Stan Laurel y Oliver Hardy encontramos a Steve Coogan y John C. Reilly, respectivamente.