Lunes, 18 Noviembre 2019
Medipress

El Ejercicio del Poder

Mié, 24/04/2013 - 22:11
Cúpulas políticas

Por Alberto Quintanilla

No es nada sencillo hacer películas de corte político que dejen gran poso social. El realizador francés Pierre Schöeller se adentra en las altas esferas del gobierno con su segunda película, El Ejercicio del Poder. Para ello, se centra en el personaje llamado Bertrand Saint-Jean, ministro de Transporte, interpretado por un competente Olivier Gourmet. Saint-Jean, que siempre parece encontrarse en minoría al ejercer sus ideas, incluso dentro de su propio partido, se ve sometido a todo tipo de vicisitudes ya desde el comienzo, cuando le avisan de un grave accidente. Un autobús ha caído por un barranco y su deber es acudir lo antes posible al lugar de los hechos. Allí debe improvisar una rueda de prensa sobre la marcha como responsable de gabinete. Reuniones, conferencias y entrevistas forman parte de un mecanismo rutinario donde Saint-Jean parece no tener salida.

Con inteligencia y originalidad, la cinta va mostrando al espectador secuencias donde se descubren la acumulación de tareas burocráticas, a menudo absurdas, la falta de tiempo y el estrés de este miembro político, cada vez más aislado. En un momento determinado, el ministro mira su teléfono móvil y se dice a sí mismo con resignación: "4.000 contactos y ni un solo amigo". Viaja solo en la parte trasera del lujoso coche que le lleva de noche por París mientras el chófer parece indiferente a su presencia. Esa sería una de las metáforas clave de un filme que desgrana las partes oscuras y que nunca vemos los ciudadanos de a pie de la estirpe política y las esferas de poder que mueven los hilos de los gobiernos.

Entre otros galardones, El Ejercicio del Poder ha ganado el César al Mejor guión, el Premio FIPRESCI en Cannes y el Premio a Mejor Película por el Sindicato de críticos de Francia. Filme para paladares exigentes y curiosos que busquen cintas con detalles inteligentes.