Domingo, 26 Enero 2020
Medipress

Curiosa

Mar, 10/12/2019 - 11:18

Curiosa

Director: 
Lou Jeunet
Intérpretes: 
Noémie Merlant, Niels Schneider, Benjamin Lavernhe, Amira Casar, Camélia Jordana, Scali Delpeyrat, Emilien Diard-Detoeuf
Distribuidora en cines: 
VerCine
Estreno en cines: 
13 de Diciembre de 2019
Una historia real de lujuria y pasión en el París de la Belle Époque

Por Julio Tovar

El Rey Alfonso XIII era un gran coleccionista de fotografías y películas eróticas; alta producción parisién que fue todo un género a finales del siglo XIX. Ese trabajo, que daba respiro económico a la bohemia francesa de entre siglos, fundamenta este romance a tres, ménage à trois, entre letra heridos de la sociedad finisecular. Una larga tradición del cine francés, sin duda, que se resiste a morir…

La película narra con rigor historicista, quizá sin el carácter anárquico del melodrama de la “nouvelle…”, el triángulo amoroso entre los poetas simbolistas Henri de Régnier, Pierre Louÿs y su musa Marie de Heredia. En un ardid propio de la novela tipo de Balzac, ella está obligada a casarse con el hombre rico que no desea, Régnier (Benjamin Lavernhe), a la vez que mantiene una relación entre prohibida y voyeurística con Louÿs (Niels Schneider). Un modelo de filme ya visto muchas veces en el cine galo, especialmente desde la seminal y muy influyente “Jules et Jim” de François Truffaut, y cuya única novedad en esta historia es la descripción de esa sorprendente industria de la fotografía picante que floreció en París en su tiempo.

Filme largo, un tanto deslavazado, le falta cierta “intensidad” melodramática de la cual autores como Truffaut o Rohmer eran especialistas. A pesar de esto, de sus excesos de metraje, la película gana progresivo interés gracias a la actriz protagonista, una hipnótica y bellísima Noémie Merlant. Ella simboliza el paso de ser un objeto sexual entre dos hombres a una figura emancipada que articula su deseo sin pedir perdón ninguno. Este es el motor narrativo, según la directora Lou Jeunet, que hace avanzar un drama más bien profesional que realmente desgarrado: el libertinaje, en fin, como una decisión racional ¡y consensuada!

Película feminista en su discurso, propia de estos tiempos, ofrece una mirada nueva a ese fenómeno cultural tan específicamente francés como es el triángulo amoroso.