Casanova, su último amor

Mié, 12/02/2020 - 14:40
Basada en las memorias de Casanova

Por Eva Llonrete

La figura de Giacomo Casanova, el famoso seductor veneciano que a mediados del siglo XVIII se hizo conocido en los ambientes nocturnos de París, llega al cine de la mano de un director versado en el cine de época como Benoît Jacquot.

El director de Sade y Adios a la reina, entre otras películas realiza un biopic a dos tiempos que aporta un rayo de luz sobre la oscura biografía de Casanova, un personaje fascinante que él mismo ayudó a encumbrar y convertir en mito con sus memorias, escritas durante su retiro en Bohemia. El guion enlaza estos dos periodos de su vida para crear un paralelismo entre su exilio en Londres y su retiro final que cuenta el exilio constante - forzoso o voluntario - en el que Casanova vivió su vida. “Queremos mostrar la importancia que tiene para él el placer de sus compañeras, lo que le distingue aún más de Don Juan. La singularidad de la mujer, el mundo de las mujeres (una mujer a la vez), es lo que le mueve”, cuenta Benoît Jacquot.

Nacido en el año 1725, Giacomo Casanova (Vincent Lindon) abandona París para instalarse en París, donde vive intensamente hasta que se ve obligado a exiliarse a Londres. Sin conocer la ciudad, ni el idioma, ni sus gentes, tan solo un burdel que un amigo le ha recomendado y de cuyo dueño termina haciéndose rápidamente amigo, el incansable seductor se abandona al juego, la aventura y el placer. Hasta que conoce una prostituta llamada Marianne de Charpillon (Stacy Martin), por la cual se siente inmediatamente atraído. La negativa de ésta, aumenta su deseo de poseerla más y más. Pero Marianne le desafía como nadie ha hecho nunca: "Sólo me tendrás si dejas de desearme". Así comienza, más que un juego de seducción, un juego de poder y de dominio que ninguno sabe cómo acabará.