Caminando entre las Tumbas

Sáb, 01/11/2014 - 17:49
Cazando asesinos

Por Alberto Quintanilla 

Tomando como punto de partida una de las múltiples novelas del escritor Lawrence Block, curtido en el género negro, el realizador Scott Frank lanza a la pantalla al personaje de Matt Scudder (Liam Neeson), un expolicía de Nueva York que debido a una fuerte experiencia traumática ocasional abandona el cuerpo. Ahora malvive como detective privado casi como un paria sin licencia haciendo trabajos para personalidades corruptas y operando al margen de la ley. En Caminando entre las Tumbas se corrobora que Liam Neeson parece haberle tomado el gusto a los papeles enmarcados en el 'thriller criminal', en el que suele ejercer de héroe o vengador. En esta ocasión vuelve a dar cuenta de ello cuando tiene que enfrentarse a una serie de extraños secuestros de varias mujeres que terminan con brutales asesinatos. Los maridos, todos narcotraficantes de alto poder económico, le contratan para tratar de hallar a los culpables de tales atrocidades. Al pasado atormentado de Scudder y sus persistentes problemas de alcoholismo que aún trata de superar, se unen un par de villanos peligrosos que son capaces de todo y parecen ser los causantes de las desapariciones femeninas. Un joven niño de carácter marginal pero muy despierto en la vida ayudará al detective en el caso. La película nos permite ver a Dan Stevens, el guapo oficial que pasó por Downton Abbey, en un papel muy alejado de lo que hacía en la serie británica. Como apunte, la saga del personaje de Scudder lleva editándose desde hace más de cuatro décadas y se ha traducido a más de 20 idiomas. De él existen hasta 17 novelas publicadas. Habrá que esperar para ver si se realizan más entregas en la gran pantalla o todo queda en esta película, entretenida y frenética, aunque algo plana