Viernes, 19 Abril 2019
Medipress

Beautiful Boy. Siempre serás mi hijo

Mié, 13/03/2019 - 13:00
Supervivencia, recaída y recuperación de una familia que lidió con la adicción

Basada en los BestSellers de las memorias de David y Nic Sheff, padre e hijo, Beautiful Boy. Siempre serás mi hijo narra la conmovedora e inspiradora historia de supervivencia, recaída y recuperación de una familia que lidió con la adicción durante muchos años, poniendo a prueba su amor y compromiso. A medida que Nic recae repetidamente, los Sheff se enfrentan a una enfermedad que no discrimina y que puede afectar a cualquier familia en cualquier momento.

En 2005, el aclamado periodista David Sheff escribió My Addicted Son para la revista New York Times. Un relato de primera mano dolorosamente franco e inolvidable sobre la lucha de su hijo Nic contra su adicción a las drogas, en especial a la metanfetamina, y el esfuerzo de David para salvar a su familia, que incluye a su segunda esposa Karen y sus dos hijos mucho más pequeños, durante un calvario de casi una década.

Dos años más tarde, el productor Jeremy Kleiner de Plan B Entertainment se enteró de que Sheff había escrito un libro sobre la lucha de Nic de 10 años, y su hijo Nic había hecho una crónica de esos años en su propia memoria. Lanzados simultáneamente, los dos libros juntos crearon un emotivo retrato con diferentes matices de una sola familia en crisis. Cuando Kleiner compartió los libros con los productores Dede Gardner y Brad Pitt, propuso un escenario inusual. Cada libro era conmovedor e importante en sí mismo, pero la combinación era mucho más que la suma de sus partes. ¿Serían capaces de hacer una película que combinara ambas narraciones en una historia cohesiva? “Nos quedamos impresionados por ambos textos”, dice Gardner. “Y creímos que tomar dos perspectivas de la misma serie de eventos y ponerlos juntos en una película sería aún más convincente de lo que eran por sí solos”.

Para crear una historia combinada con un material tan sensible, los productores pensaron que necesitarían a un escritor y director poco convencional. “Consideramos que la película iba a ser única, ya que se provenía de dos memorias sobre décadas de la vida de esta familia”, explica Kleiner. “Tenía que ser dolorosa e inspiradora y, sobre todo, optimista al viajar con ellos durante los muchos años que lucharon contra la enfermedad de su hijo”.

Kleiner y Gardner habían visto una película en lengua flamenca dirigida por el cineasta belga Félix Van Groeningen (“The Broken Circle Breakdown”) y estaban intrigados por su estilo cinematográfico. “Nuestra película es una historia épica, pero también es extraordinariamente íntima. La película de Félix también tenía una estructura innovadora que iba más allá de las reglas del cine”. Gardner dice que “The Broken Circle Breakdown” sumerge al espectador en una historia profundamente trágica y añade: “sé que es incómodo, pero voy a llevar al espectador a través de eso. Es exactamente lo que estábamos buscando”. Gardner y Kleiner se unieron a Van Groeningen en 2014. Mientras hablaban de “Beautiful Boy”, el director vio emerger muchos de los temas que había explorado en sus películas anteriores: el conflicto familiar y la pérdida de control, la emoción profunda, el paso del tiempo y la narración visual. “Félix está comprometido con la honestidad por encima de todo, no tiene paciencia para el artificio, por eso es un director extremadamente cariñoso y paciente, con sus actores, con el texto, con el tiempo y la memoria de la película, con todo”, relata Gardner.

Van Groeningen pensaba que los libros de los Sheff podían adaptarse perfectamente a la gran pantalla. “Estaban llenos de pequeñas cosas que me encantaron”, dice el director. “Tal vez sea porque tanto David como Nic aman el cine, así que cuando escriben, piensan en imágenes”.

Otra cosa que hizo que los libros fueran únicos, dice van Groeningen, fuela forma en que cada uno de ellos describió la conexión irrompible entre Nic y su padre. “Era emocionante pensar en mostrar ese vínculo especial, lo que compartían y lo que estaba en riesgo de desaparecer. Es desgarrador, especialmente porque se trata de una familia en la que hay tanto amor que ninguno de ellos puede comprender lo que está sucediendo. Nic y David están igualmente presentes en todo momento. A menudo las películas sobre la adicción se refieren a personas que salen de rehabilitación y reinician sus vidas. O se trata de la experiencia misma con todos sus altibajos. Nunca me encontré con una película que tratara específicamente sobre las experiencias que atraviesa una familia a través de este calvario. Es un tema difícil, sin embargo, la oscuridad se contrarresta con un amor por la vida, y los altos son realmente altos”.

Según Gardner, la película ayuda a desmentir la creencia generalizada de que la adicción solo prospera en situaciones de pobreza. “No importa cuánto dinero, amor o educación tengas”, dice el productor. “Ver a un niño que vino de un lugar hermoso y que contaba con personas que habían hecho todo lo posible para ayudarlo es insoportable precisamente porque pone fin a nuestro sesgo cognitivo sobre la adicción: este es el lugar desde el cual comenzamos”. En lugar de tratar de echarle la culpa a la adicción de Nic, “Beautiful Boy” toma una mirada limpia e íntima de una familia que lidia con un fenómeno
devastador y en aumento. “Los adictos han sido mantenidos a distancia. Pero hemos llegado a entender que esto es algo que le puede pasar a cualquiera, en cualquier lugar”.