Lunes, 18 Noviembre 2019
Medipress

Alabama Monroe

Jue, 13/02/2014 - 17:18
Amor puro y doloroso

Por Alberto Quintanilla  

Alabama Monroe, cuarta película del belga Felix van Groeningen, se ha colado como candidata a la selección en los Próximos Oscar como film extranjero. Las inteligentes aristas que la componen dan la razón a los cada vez más entendidos que la alaban. Porque Alabama Monroe es un film que aúna detalles para gustar a crítica y público por igual. Adaptación de una obra de teatro de Johan Heldenbergh, que además es uno de los protagonistas, la película cuenta una profunda historia de amor entre dos jóvenes contada a través del melodrama. La actriz y cantante belga flamenca Veerle Baetens y su compañero en la cinta Heldenberg dotan de humanidad y cercanía a una cinta que demuestra que las historias de amor en el cine no tienen por qué ser siempre edulcoradas. Ella es una tatuadora profesional y él un cowboy belga que trabaja como cantante de un grupo country. Los dos unen sus vidas por medio de un flechazo. El amor que les une se transforma poco después en la felicidad completa con la llegada de una niña alegre y risueña. Pero la vida siempre tiene jugarretas que pueden entorpecer hasta a los más afortunados. La niña enferma inexplicablemente a los 6 años y sus padres se vuelcan en tratar de salvar y ayudarla, aunque eso haga que su relación se vaya haciendo añicos ante la tristeza. Con reminiscencias a aquella notable película francesa llamada Declaración de Guerra, en Alabama Monroe el montaje mezcla fragmentos en flashback y añade números musicales de género country, interpretados por los propios protagonistas. Las diferentes creencias religiosas de la pareja (creyente ella y ateo él) remarcan un contraste absoluto cuando la vida de su pequeña pende de un hilo. Sorprendente película que pudo verse el pasado año también por los Festivales de Gijón y Sevilla (donde ganó el Premio del Público). También supuso el premio a la Mejor Interpretación Femenina de la Academia de cine Europea para la joven Veerle Baetens.